A

La alta dirección se refiere a los ejecutivos de más alto rango y a los gerentes superiores en una organización, que abarca a los miembros del consejo de administración y a la gerencia ejecutiva. La responsabilidad primordial de la alta dirección radica en trazar la estrategia y la dirección de la organización, así como en garantizar que la empresa alcance sus objetivos y metas establecidos.

En el contexto de compliance, el papel de la alta dirección es crucial para instaurar y fomentar una cultura de cumplimiento dentro de la organización. Esta debe implementar políticas y procedimientos claros, eficaces y comprensibles para garantizar que la organización se adhiera a las regulaciones pertinentes. En conclusión, la alta dirección es un componente esencial para asegurar que una organización cumple con los estándares de compliance, y para mantener una cultura de cumplimiento sólida y sostenible.

Anti-Money Laundering (AML, por sus siglas en inglés) es un conjunto de leyes, regulaciones y procedimientos destinados a prevenir, detectar y combatir el lavado de dinero. El lavado de dinero es un delito financiero en el que los criminales ocultan o disfrazan la naturaleza ilegal de los fondos obtenidos de actividades criminales, como el tráfico de drogas o la corrupción, para hacerlos parecer legítimos.

Las regulaciones AML exigen que las instituciones financieras y otras empresas realicen una serie de controles y verificaciones para identificar y reportar actividades sospechosas que puedan estar relacionadas con el lavado de dinero. Estos controles incluyen la identificación de clientes y la verificación de la fuente de fondos, así como la monitorización de las transacciones para detectar patrones sospechosos.

El objetivo de las regulaciones AML es proteger los sistemas financieros de los efectos negativos del lavado de dinero y apoyar las investigaciones y la persecución de las actividades criminales subyacentes.

El área de compliance se refiere a la división o unidad dentro de una organización cuya responsabilidad es asegurar que la empresa se adhiera a todas las leyes y regulaciones pertinentes a su industria y operaciones. Las obligaciones de este departamento pueden incluir tareas como la revisión de políticas y procedimientos, la capacitación del personal, la identificación y gestión de riesgos, la investigación de incidentes y la interacción con las autoridades reguladoras.

La función de compliance es esencial para asegurar que una empresa opere de acuerdo a las normas éticas y legales, prevenir sanciones o multas por incumplimiento, y salvaguardar la integridad y confianza en la empresa y sus operaciones. Es, en última instancia, una garantía de que la empresa se está comportando de manera ética y responsable, lo cual puede reforzar su reputación y credibilidad en el mercado.

La auditoría es un procedimiento sistemático y objetivo llevado a cabo con el propósito de evaluar la eficacia de los controles internos, la gestión de riesgos y la integridad de la información financiera de una organización. Esta puede ser realizada internamente por el personal de la propia organización o externamente por una firma de auditoría independiente.

La auditoría tiene una estrecha relación con el área de compliance, ya que contribuye a determinar si una empresa está cumpliendo con las regulaciones y leyes pertinentes. Durante una auditoría de cumplimiento normativo, los auditores examinan la eficacia de los controles internos y la gestión de riesgos relacionados con el cumplimiento de las regulaciones y leyes, y verifican si la organización está actuando en concordancia con estas normativas.

En síntesis, la auditoría es una herramienta esencial para asegurar el cumplimiento normativo, dado que proporciona una evaluación objetiva y fiable de la eficacia de los controles internos y de la gestión de riesgos en relación con el compliance. Esta permite a las empresas identificar y rectificar cualquier desviación de las regulaciones y leyes aplicables, contribuyendo a fortalecer su integridad y credibilidad en el mercado.

Esta evaluación es realizada por un auditor independiente sobre los estados financieros de una empresa para proporcionar una opinión objetiva sobre si estos reflejan con precisión la situación financiera de la empresa, de acuerdo con los principios contables aplicables.

La auditoría externa es esencial para aportar credibilidad a la información financiera presentada a los accionistas, inversores y reguladores. Ayuda a identificar debilidades en los sistemas de contabilidad y control interno y proporciona recomendaciones para mejorarlos. Las empresas cotizadas y ciertas entidades reguladas están obligadas a realizar auditorías externas regularmente.

Este proceso independiente y objetivo se lleva a cabo dentro de una organización para añadir valor y mejorar sus operaciones.

La auditoría interna ayuda a la organización a alcanzar sus objetivos evaluando y mejorando la efectividad de los procesos de gestión de riesgos, control y gobernanza. Incluye la revisión de la eficiencia operativa, la fiabilidad de la información financiera, el cumplimiento de leyes y regulaciones, y la salvaguarda de activos. Los auditores internos también asesoran en áreas de mejora y potenciales cambios en los procesos y políticas.

Este proceso implica una evaluación sistemática del grado en que una empresa u organización cumple con las leyes, regulaciones, políticas y procedimientos aplicables.

La auditoría de cumplimiento identifica áreas de riesgo de no conformidad y proporciona recomendaciones para mejorar los sistemas y procesos para garantizar el cumplimiento. Este tipo de auditoría es fundamental para mantener la integridad operativa y legal de una organización, así como para proteger su reputación y evitar sanciones.

B

En términos de compliance, el término “behavioral” hace referencia a cómo los empleados de una organización actúan en consonancia con las normas éticas y legales pertinentes. Este enfoque pone su atención en la toma de decisiones de los empleados y en su comportamiento cotidiano en el trabajo, abarcando sus interacciones con clientes, proveedores y otros stakeholders.

La cultura conductual es un componente crucial de compliance, dado que las acciones y decisiones de los empleados pueden tener un impacto significativo tanto en el cumplimiento de las regulaciones como en la reputación de la empresa. Por ello, es común que las organizaciones diseñen e implementen sistemas de compliance conductuales para promover una cultura ética y responsable, así como prevenir comportamientos inapropiados. Estos sistemas pueden contemplar formación, evaluación y seguimiento constante del comportamiento de los empleados.

En resumen, una robusta cultura conductual en compliance no solo ayuda a las empresas a evitar contravenciones y sanciones, sino que también fomenta un entorno de trabajo más ético y responsable, lo que puede tener beneficios duraderos para la reputación y el éxito de la organización.

Este comité internacional establece normativas y lineamientos para asegurar la estabilidad del sistema bancario global. El BCBS desarrolla estándares de regulación y supervisión bancaria, conocidos como los Acuerdos de Basilea, que establecen los requisitos mínimos para el capital, la liquidez y la gestión de riesgos en los bancos.

Estas regulaciones buscan mejorar la capacidad de los bancos para enfrentar choques financieros y económicos, protegiendo así a los depositantes y manteniendo la confianza en el sistema financiero global.

Conocida también como la Ley de Secreto Bancario, esta legislación de EE. UU., promulgada en 1970, requiere que las instituciones financieras colaboren con las agencias gubernamentales para detectar y prevenir el lavado de dinero. Las instituciones deben mantener registros detallados de transacciones en efectivo que superen un umbral específico y presentar informes sobre transacciones sospechosas. Además, el BSA exige la identificación y verificación de clientes, lo que ayuda a las autoridades a rastrear fuentes de fondos ilícitos y combatir el financiamiento del terrorismo. La ley desempeña un papel crucial en el marco regulatorio antilavado de dinero de EE. UU.

Bribery Act de 2010 es una ley del Reino Unido que prohíbe la corrupción y el soborno tanto a nivel nacional como internacional. Esta legislación establece sanciones penales para aquellos que ofrezcan, prometan o entreguen sobornos, así como para aquellos que los soliciten o acepten. Adicionalmente, la ley prohíbe la participación en prácticas comerciales corruptas y la propuesta de incentivos inapropiados a funcionarios públicos o privados.

El Bribery Act de 2010 también atribuye responsabilidad a las empresas por las acciones corruptas de sus empleados, agentes y terceros asociados, exigiéndoles adoptar medidas apropiadas para prevenir la corrupción. Las empresas pueden ser sancionadas a nivel civil o penal, incluso en los casos en los que no hayan tomado acciones directas para promover o aprobar la corrupción.

El propósito del Bribery Act de 2010 es promover un entorno comercial más transparente y ético tanto en el Reino Unido como en el plano internacional, y contribuir a prevenir la corrupción y el soborno en las transacciones comerciales. La ley también tiene como objetivo proteger los intereses de los consumidores, fomentar la confianza en los mercados y garantizar la integridad de los procesos comerciales.

Para estar en línea con los requisitos del Bribery Act de 2010, las empresas deben implementar sistemas de compliance robustos que incluyan políticas claras, formación para empleados, y monitoreo y revisión constantes para prevenir actividades corruptas. En este sentido, el Acta pone de relieve la importancia de un sistema de compliance sólido como parte integral de las operaciones comerciales.

El buen gobierno corporativo hace referencia a las prácticas y normas éticas y legales que guían la dirección y gestión de una empresa. Incluye elementos como la transparencia, responsabilidad y rendición de cuentas en la administración de la empresa, así como en sus relaciones con accionistas, empleados, clientes y otros grupos de interés.

El buen gobierno corporativo se fundamenta en la premisa de que una empresa no solo es responsable de maximizar el valor para sus accionistas, sino que también debe considerar los intereses de otros grupos de interés, como el medio ambiente, la sociedad y sus empleados. Así, incorpora prácticas como la rendición de cuentas a los accionistas y la transparencia en la información financiera y los procesos de toma de decisiones.

Además, el buen gobierno corporativo puede contemplar la implementación de controles internos efectivos, la gestión de conflictos de interés y la protección de los derechos de los accionistas minoritarios. En términos generales, el buen gobierno corporativo contribuye a garantizar la integridad y transparencia en la gestión de la empresa, y a fortalecer la confianza en la misma y en sus operaciones.

En este marco, el compliance juega un papel esencial, ya que los sistemas de compliance contribuyen a garantizar que la empresa sigue las normas éticas y legales aplicables. Un sólido sistema de compliance no solo ayuda a prevenir violaciones legales y sanciones, sino que también puede mejorar la eficacia y eficiencia de las operaciones de la empresa, lo que a su vez puede reforzar la confianza de los accionistas y otros grupos de interés en el buen gobierno corporativo de la empresa.

C

Un Sistema de Gestión de Compliance (Compliance Management System) es un conjunto integrado de políticas, procedimientos y tecnologías que una organización utiliza para garantizar su adhesión a todas las leyes, regulaciones y normas pertinentes. Su principal objetivo es asegurar que la entidad se comporta de manera ética y cumple con sus responsabilidades legales y regulatorias, lo que a su vez disminuye el riesgo de sanciones o multas.

Este sistema engloba varios componentes, como políticas claras y comprensibles, formación regular y relevante para los empleados, procedimientos de informe confiables, controles internos efectivos y tecnología que ayuda en la supervisión y el cumplimiento de las regulaciones. Estos componentes trabajan en conjunto para prevenir, detectar y responder a las posibles violaciones de las normas.

Compliance se refiere a cumplir con regulaciones, leyes y estándares establecidos en un determinado sector o industria. En un sentido amplio, la compliance significa cumplir con las normas y requisitos aplicables a una organización o individuo en relación a su conducta y operaciones. Esto incluye áreas como cumplimiento normativo, cumplimiento de la ley, cumplimiento ético y cumplimiento de los estándares de la industria.

Compliance de libre competencia se refiere a la conformidad de una empresa con las leyes y regulaciones que rigen la competencia en el mercado. Este término se utiliza para describir la responsabilidad de una empresa de cumplir con las leyes de libre competencia, incluyendo las regulaciones antimonopolio y anticoncentración.

Compliance de libre competencia incluye la identificación de las leyes y regulaciones aplicables, la implementación de controles internos para prevenir la colusión y la fijación de precios, y la revisión periódica de las prácticas de negocios para asegurarse de que se cumplan con las regulaciones actualizadas.

El objetivo de compliance en libre competencia es garantizar la igualdad de oportunidades en el mercado y proteger la integridad del sistema de libre competencia. Compliance de libre competencia también puede ayudar a proteger la reputación de la empresa y evitar sanciones y multas.

Compliance laboral se refiere a la conformidad de las empresas con las leyes y regulaciones laborales aplicables a su negocio y a sus empleados. Este término se utiliza para describir la responsabilidad de una empresa de asegurarse de que sus políticas y prácticas laborales cumplan con las leyes federales, estatales y locales que regulan el trabajo, incluidas las leyes de salarios y horas, la igualdad de oportunidades de empleo, la seguridad y la salud ocupacional, y otros derechos laborales.

Compliance laboral incluye la formación de los empleados y la implementación de procedimientos y controles para asegurar la conformidad con las leyes y regulaciones laborales. También incluye la revisión regular de las políticas y prácticas laborales para asegurarse de que sean compatibles con las leyes y regulaciones actualizadas.

El objetivo de la compliance laboral es proteger los derechos de los empleados y asegurar un ambiente de trabajo justo y equitativo, mientras se cumplen las leyes y regulaciones aplicables. 

 
 
 
 

Cumplimiento de las leyes penales. Compliance penal se refiere a la capacidad de una organización para actuar de acuerdo con las leyes penales y evitar la comisión de delitos o infracciones penales. Esto puede incluir la implementación de procedimientos, políticas y controles internos para prevenir la comisión de delitos por parte de sus colaboradores.

 

Compliance tributario se refiere a la conformidad de una empresa con las leyes y regulaciones fiscales aplicables a su negocio. Este término se utiliza para describir la responsabilidad de una empresa de cumplir con las obligaciones fiscales, incluyendo la presentación de declaraciones y el pago de impuestos de manera oportuna y precisa.

Compliance tributario incluye la identificación de las obligaciones fiscales aplicables, la implementación de controles internos para asegurar la precisión de la información fiscal y la revisión periódica de la información fiscal para asegurarse de que se cumpla con las regulaciones actualizadas.

El objetivo del compliance tributario es evitar sanciones fiscales y multas, mejorar la eficiencia fiscal y la transparencia, y proteger la reputación de la empresa. El compliance tributario también puede ayudar a reducir los costos fiscales y mejorar la planificación fiscal a largo plazo.

 

Compliance officer (CO) es un profesional responsable de supervisar y garantizar que una organización cumpla con sus obligaciones legales y reguladoras, así como con sus propias políticas internas de cumplimiento. 

El rol de un compliance officer incluye la identificación de los riesgos de cumplimiento, la implementación de controles y procedimientos para prevenir incumplimientos, la realización de auditorías internas y la investigación de cualquier incidente de incumplimiento. Además, el CO debe mantenerse actualizado sobre las regulaciones y leyes aplicables y trabajar con los departamentos y áreas de la organización para garantizar su cumplimiento. 

El compliance officer es una figura clave en una organización y su trabajo es esencial para proteger la reputación y credibilidad de la organización, así como para cumplir con las regulaciones y leyes aplicables. Además, es un elemento importante para fomentar una cultura de cumplimiento en la organización y promover valores éticos y transparentes en sus operaciones.

Chief Compliance Officer (CCO) es un cargo de liderazgo en una organización que se encarga de supervisar y garantizar el cumplimiento de las regulaciones, leyes y estándares aplicables a la organización o industria. Este rol es responsable de liderar y coordinar los esfuerzos de cumplimiento en toda la organización, y trabaja estrechamente con otras áreas de la empresa, incluidas finanzas, recursos humanos y jurídico, para asegurarse de que se cumplan los requisitos aplicables. Además, el CCO también puede ayudar a desarrollar y implementar políticas y programas de cumplimiento, y es responsable de informar a la alta gerencia y a los órganos reguladores sobre el estado del cumplimiento de la organización. En resumen, el CCO es el encargado principal de la estrategia y la responsabilidad general de cumplir con las leyes y regulaciones aplicables a la organización. 

El código de ética en compliance es un documento que establece los valores y normas éticos que deben seguir los empleados, directivos y otros representantes de una organización en el desempeño de sus actividades. 

Este documento define los estándares de conducta que se esperan de los miembros de la organización y establece los principios éticos que rigen su comportamiento en el trabajo. El código de ética puede incluir, por ejemplo, los valores y principios que deben guiar la conducta de los empleados, las políticas sobre conflictos de intereses, los procedimientos para informar situaciones éticamente cuestionables y las consecuencias de incumplir los estándares éticos. 

El objetivo de un código de ética en compliance es promover la integridad y transparencia en las operaciones de una organización, y proteger su reputación y credibilidad. También ayuda a prevenir la corrupción y otras prácticas ilegales o éticamente cuestionables, y a asegurar que la organización cumpla con las regulaciones aplicables. 

En resumen, el código de ética es un elemento clave de la cultura de cumplimiento de una organización y un indicador de su compromiso con los valores éticos y la transparencia en sus operaciones.

Un conjunto de reglas y políticas que establecen las expectativas éticas y profesionales para los empleados y directivos de una organización. Este documento sirve como guía para el comportamiento adecuado en el lugar de trabajo y ayuda a fomentar una cultura de integridad y cumplimiento. Un código de conducta efectivo abarca temas como conflictos de interés, respeto en el lugar de trabajo, confidencialidad, protección de activos de la empresa, y cumplimiento con leyes y regulaciones. Además, establece los procedimientos para reportar y manejar violaciones del código.

El Comité de Basilea es un grupo de supervisores bancarios internacionales que se estableció en 1974 con el objetivo de mejorar la estabilidad y la eficiencia del sistema financiero internacional. Este comité está compuesto por expertos de los supervisores bancarios de los países miembros del Banco de Pagos Internacionales (BIS) y es conocido por su trabajo en la regulación y supervisión del sector bancario.

El Comité de Basilea desarrolla y emite directrices para la regulación y supervisión bancaria, que incluyen la gestión del riesgo, la solvencia y la liquidez de las instituciones financieras. Estas directrices son ampliamente adoptadas en todo el mundo y son vistas como un marco estándar para la regulación bancaria global.

Además, el Comité de Basilea también trabaja en colaboración con otras organizaciones y reguladores internacionales para promover la estabilidad financiera global y fomentar la cooperación y el intercambio de información entre los supervisores bancarios. En resumen, el Comité de Basilea es una fuente importante de liderazgo y orientación para la regulación y supervisión bancaria a nivel global. 

La corrupción es el uso indebido del poder o influencia para obtener un beneficio ilegal o ilegítimo. En el ámbito político y gubernamental, la corrupción se refiere a la acción de los funcionarios públicos que abusan de su poder o posición para obtener una ganancia personal o beneficuento. La corrupción también puede ocurrir en el sector privado, como cuando un empleado o ejecutivo de una empresa acepta o da sobornos o utiliza su influencia para obtener una ganancia personal.  

La corrupción puede tener un impacto negativo en la sociedad, ya que socava la confianza en la justicia y el sistema político, desvía los recursos públicos para fines personales, distorsiona la competencia en el mercado y socava la equidad y la igualdad de oportunidades.  Por lo tanto, existen leyes y regulaciones en muchos países que criminalizan la corrupción y establecen sanciones y castigos para aquellos que la cometen. Además, las empresas y las organizaciones públicas y privadas a menudo implementan programas de compliance y ética para prevenir y detectar la corrupción y garantizar la integridad de sus operaciones y prácticas comerciales.

COSO es el acrónimo de “Committee of Sponsoring Organizations of the Treadway Commission”. Se trata de un comité formado por cinco organizaciones patrocinadoras importantes: American Institute of Certified Public Accountants (AICPA), The Institute of Management Accountants (IMA), Financial Executives International (FEI), The Institute of Internal Auditors (IIA) y The National Association of Accountants (NAA). 

El objetivo principal de COSO es mejorar la efectividad de la gestión del riesgo y la eficiencia de los sistemas de control interno en las organizaciones. Para ello, COSO ha desarrollado un marco de referencia conocido como “Framework COSO” que proporciona una guía para la evaluación y mejora de los sistemas de control interno en una organización. El Framework COSO se ha utilizado ampliamente en todo el mundo para ayudar a las organizaciones a identificar y mitigar los riesgos financieros y operativos, mejorar la transparencia y la integridad de sus informes financieros y promover una cultura de compliance y ética. Además, el marco también es reconocido por reguladores y agencias reguladoras, lo que lo convierte en un estándar internacional para la gestión de riesgos y control interno.

Un conflicto de intereses se refiere a una situación en la que un individuo o una organización tiene dos o más intereses que pueden ser perjudicados o favorecidos por una misma decisión o acción. Estos intereses pueden ser económicos, políticos, personales o profesionales, y pueden entrar en conflicto unos con otros. 

Un ejemplo de conflicto de intereses en el ámbito empresarial es cuando un ejecutivo de una empresa está involucrado en la toma de decisiones que pueden afectar sus propios intereses financieros, como la adquisición de acciones de una empresa que es cliente de la compañía. En el sector público, los conflictos de intereses pueden surgir cuando un funcionario público tiene relaciones personales o financieras con una persona o una empresa que está regulada o controlada por su agencia gubernamental. 

Los conflictos de intereses pueden socavar la confianza en la integridad y la imparcialidad de una persona o una organización, y pueden tener consecuencias negativas en la sociedad. Por lo tanto, muchas empresas y organizaciones públicas y privadas implementan políticas y procedimientos para prevenir y manejar conflictos de intereses, y a menudo se requiere a los individuos o empleados a declarar cualquier conflicto de intereses que puedan tener.

Los controles financieros son medidas y procedimientos diseñados para proteger los activos financieros de una organización y asegurar la precisión y integridad de sus informes financieros. Estos controles pueden ser internos o externos y pueden incluir una variedad de tareas, tales como la verificación de la identidad de los usuarios antes de permitirles acceder a información sensibles, la revisión y aprobación de transacciones financieras, la realización de auditorías regulares y la implementación de políticas y procedimientos financieros sólidos y efectivos. 

Los controles financieros también incluyen la implementación de medidas de seguridad para proteger la información confidencial y las transacciones financieras de los posibles ataques cibernéticos y el robo de datos. 

El objetivo de los controles financieros es garantizar que los informes financieros sean precisos, confiables y estén de acuerdo con las regulaciones y normas contables aplicables, y que los activos financieros de la organización estén protegidos contra el fraude, la corrupción y el desperdicio. 

En resumen, los controles financieros son un componente crítico de la gestión de riesgos y de la estrategia de cumplimiento de una organización, y son importantes tanto para la organización como para sus accionistas, reguladores y otros interesados.

Los controles no financieros son medidas y procedimientos que se implementan para garantizar la eficacia y eficiencia de las operaciones de una organización, así como para proteger su reputación y cumplir con las regulaciones aplicables. A diferencia de los controles financieros, que se centran en la precisión y integridad de los informes financieros y la protección de los activos financieros, los controles no financieros abarcan una amplia variedad de procesos y procedimientos que no tienen un impacto directo en las finanzas de la organización.

Estos controles pueden incluir la verificación de la identidad de los usuarios antes de permitirles acceder a información confidencial, la revisión y aprobación de transacciones no financieras, la realización de auditorías regulares de los procesos de la organización y la implementación de políticas y procedimientos de seguridad de la información. 

El objetivo de los controles no financieros es garantizar la eficacia y eficiencia de las operaciones de la organización, proteger su reputación y cumplir con las regulaciones y normativas aplicables, tales como leyes y regulaciones en materia de protección de datos y privacidad, leyes antimonopolio y leyes de protección de la competencia. 

En resumen, los controles no financieros son un componente crítico de la gestión de riesgos y de la estrategia de cumplimiento de una organización, y son importantes tanto para la organización como para sus accionistas, reguladores y otros interesados.

La ciberseguridad es el conjunto de medidas técnicas y administrativas destinadas a proteger los sistemas informáticos y la información que se almacena en ellos de los riesgos de seguridad cibernética, como los ataques de hackers, la perdida de datos, el robo de identidad, entre otros.

La ciberseguridad incluye la implementación de tecnologías de seguridad, como firewalls, encriptación, autenticación de usuarios, monitoreo y detección de intrusos, entre otros. Además, también incluye la implementación de políticas y procedimientos para garantizar la seguridad de la información, como la formación de los empleados en seguridad cibernética, el monitoreo de la actividad en los sistemas, y la planificación para responder a incidentes de seguridad. 

Es importante destacar que la ciberseguridad es un tema crítico en la era digital y cada vez es más relevante para las organizaciones, ya que una brecha de seguridad puede tener consecuencias graves en términos de costos financieros, daños a la reputación y pérdida de confidencialidad. Por lo tanto, es fundamental para las organizaciones adoptar medidas efectivas de ciberseguridad para proteger sus sistemas y datos de los riesgos cibernéticos.

D

Una declaración jurada de conflicto de intereses es un documento escrito en el que un individuo o empleado de una organización declara de forma formal y bajo juramento todas las situaciones o relaciones que podrían representar un conflicto de intereses con respecto a su trabajo. 

Un conflicto de intereses se produce cuando un individuo o empleado tiene relaciones o situaciones que pueden influir en su capacidad para actuar objetivamente en su trabajo. Por ejemplo, un conflicto de intereses puede surgir cuando un empleado tiene una participación financiera en una compañía que es un proveedor de su empleador o cuando un empleado recibe regalos o favores de un proveedor. 

La declaración jurada de conflicto de intereses es un componente importante de los sistema de Compliance de muchas organizaciones, ya que permite a la organización identificar y mitigar cualquier conflicto de intereses que pueda surgir. Al completar y firmar una declaración jurada de conflicto de intereses, el empleado se compromete a informar a la organización sobre cualquier situación que pueda surgir que represente un conflicto de intereses. Esto permite a la organización tomar medidas para proteger su integridad y su reputación.

DOJ es la sigla que corresponde a la Departamento de Justicia de los Estados Unidos (Department of Justice en inglés). Es una agencia gubernamental federal encargada de la administración de justicia y la aplicación de la ley en los Estados Unidos. 

DOJ y Compliance están estrechamente relacionados en tanto que el DOJ es responsable de la aplicación de la ley y la persecución de infracciones, mientras que la Compliance es un proceso o conjunto de procesos que ayudan a una organización a cumplir con las regulaciones y leyes aplicables a su sector o industria. En este contexto, el DOJ puede ser considerado como un regulador o fiscalizador que verifica el cumplimiento de las leyes y regulaciones por parte de las organizaciones, y puede tomar medidas legales contra aquellas que no cumplan. Por lo tanto, es importante que las organizaciones tengan sistema efectivos de Compliance en su lugar para minimizar el riesgo de incumplimiento y, en consecuencia, de acciones legales por parte del DOJ.

Due Diligence es un proceso de investigación exhaustivo y detallado que se realiza antes de tomar una decisión importante o antes de llevar a cabo una transacción comercial. En el contexto de Compliance, Due Diligence se refiere a la investigación y verificación realizadas por una organización para evaluar el cumplimiento de sus socios comerciales, sus proveedores, sus clientes, sus inversiones o cualquier otro aspecto relevante con respecto a las regulaciones y leyes aplicables a su sector o industria. 

El objetivo de Due Diligence en Compliance es asegurarse de que la organización esté cumpliendo con todas las regulaciones y leyes aplicables y de que sus socios comerciales y proveedores estén haciendo lo mismo. Esto puede incluir verificar la solvencia financiera de una empresa, revisar sus prácticas de negocios y políticas de cumplimiento, y evaluar su historial de cumplimiento con leyes y regulaciones. 

En general, Due Diligence en Compliance es un proceso crítico para minimizar el riesgo de incumplimiento y proteger la reputación de la organización.

E

ESG es un acrónimo que se refiere a los tres factores ambientales, sociales y de gobernanza (Environmental, Social, and Governance) que se utilizan para evaluar la sostenibilidad y responsabilidad social de una empresa. 

Los factores ambientales incluyen aspectos como la gestión de residuos, la emisión de gases de efecto invernadero y la protección del medio ambiente. Los factores sociales incluyen aspectos como la diversidad e inclusión, la seguridad laboral y el bienestar de los trabajadores. Los factores de gobernanza incluyen aspectos como la transparencia, la responsabilidad y la rendición de cuentas. 

La evaluación de ESG se ha vuelto cada vez más importante para los inversores, los reguladores y los consumidores, que buscan invertir en empresas que adopten prácticas responsables y sostenibles. Además, una buena evaluación de ESG puede tener un impacto positivo en el valor y el rendimiento de una empresa a largo plazo.

La ética en compliance se refiere a los principios y valores que rigen la conducta y la decisión de una organización y sus empleados en cuanto a la cumplimiento de leyes, regulaciones y estándares éticos. La ética es clave de la cultura de cumplimiento de una organización y se basa en la integridad, la transparencia y la responsabilidad. 

El objetivo de la ética en compliance es asegurarse de que la organización y sus empleados actúen de manera correcta, equitativa y responsable, y que eviten acciones que puedan ser perjudiciales para la organización, sus stakeholders o la sociedad en general. La ética en compliance también implica la identificación y prevención de situaciones de conflicto de intereses, la gestión adecuada de información confidencial y la prevención de la corrupción.

En resumen, la ética en compliance es esencial para la integridad y la reputación de una organización, y juega un papel crucial en el cumplimiento de leyes y regulaciones, así como en la protección de los intereses de la organización y sus stakeholders.

F

El fraude corporativo se refiere a cualquier actividad ilegal o inapropiada realizada por una empresa o sus empleados, que tenga como objetivo obtener un beneficubrimiento o ventaja económica. 

La relación entre el fraude corporativo y el compliance es que un buen sistema de compliance ayuda a prevenir y detectar el fraude corporativo. El compliance, al establecer una cultura de integridad y transparencia, reduce el riesgo de fraude y promueve un comportamiento ético por parte de los empleados. Además, la implementación de medidas de control y seguimiento interno, como la revisión y auditoría de las operaciones y transacciones, puede ayudar a detectar cualquier actividad fraudulenta y tomar las medidas necesarias para resolverla.

FCPA es el acrónimo de Foreign Corrupt Practices Act, una ley federal de los Estados Unidos que prohíbe la corrupción de funcionarios extranjeros y la soborno en el extranjero por parte de empresas estadounidenses y sus empleados, oficiales y agentes. La FCPA se promulgó en 1977 y se ha convertido en uno de los marcos legales más importantes para la prevención de la corrupción en el extranjero. 

La FCPA establece sanciones civiles y penales para las empresas y sus empleados que realicen prácticas corruptas en el extranjero, incluyendo multas y penas de prisión. La ley también requiere que las empresas estadounidenses mantengan registros adecuados y lleven a cabo auditorías internas periódicas para prevenir y detectar actos de corrupción. 

La FCPA ha sido ampliamente aplicada en todo el mundo y ha llevado a sanciones y multas significativas para empresas que han violado la ley. La ley también ha sido un modelo para otros países que buscan combatir la corrupción en el extranjero y fomentar la transparencia y la integridad en los negocios internacionales.

Forensic se refiere a la aplicación de técnicas científicas y disciplinas profesionales para la recopilación, análisis e interpretación de evidencia con fines legales o para resolver controversias. 

En el contexto de compliance, forensic se refiere a la investigación de posibles violaciones de ley, fraude financiero, corrupción, blanqueo de dinero, entre otros, que puedan haber ocurrido en la organización. Esta investigación puede realizarse internamente por el departamento de compliance o por un equipo externo de expertos en investigación forense. 

El objetivo de una investigación forense en compliance es determinar si se han cometido violaciones de ley o incumplimientos éticos y recopilar suficiente evidencia para respaldar cualquier acción legal o disciplinaria que pueda ser necesaria. Las investigaciones forenses en compliance también pueden ayudar a identificar debilidades en los controles internos de la organización y a mejorar la integridad y la transparencia en el futuro.

G

El gobierno corporativo se refiere a los sistemas y procesos mediante los cuales una organización es dirigida y controlada. Incluye la estructura organizacional y los procesos de toma de decisiones, la asignación de responsabilidades, la rendición de cuentas y la transparencia.

El objetivo principal del gobierno corporativo es proteger los intereses de los accionistas y otros stakeholders de la organización, y asegurar que la empresa opera de manera ética y eficiente. Esto se logra mediante la establecimiento de prácticas claras y sólidas para la toma de decisiones y la gestión de riesgos, y la implementación de controles internos eficaces.

El buen gobierno corporativo también promueve la transparencia y la responsabilidad, lo que aumenta la confianza de los inversores y otros interesados en la empresa. Además, un buen gobierno corporativo también puede ayudar a mejorar la eficiencia y el desempeño de la empresa, y aumentar su valor a largo plazo.

El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) es una regulación de la Unión Europea (UE) que establece las normas para el tratamiento de datos personales de cualquier persona física que residan en la UE. Esta regulación tiene como objetivo proteger los derechos y libertades de los ciudadanos de la UE en lo que respecta a la protección de sus datos personales.

La relación de la RGPD con compliance es importante, ya que las empresas y organizaciones deben cumplir con esta regulación para garantizar la protección de los datos personales de sus clientes y usuarios, así como para cumplir con sus obligaciones legales y evitar sanciones y multas. La implementación efectiva de la RGPD es un componente crucial de un modelo de compliance en materia de protección de datos.

GRC es un acrónimo que significa “Governance, Risk Management and Compliance” (Gobernanza, Gestión de Riesgos y Cumplimiento en español). Es un enfoque integral para la gestión de riesgos y cumplimiento que abarca tanto la toma de decisiones estratégicas y la gestión de riesgos, como la garantía del cumplimiento de leyes, regulaciones y estándares éticos.

El objetivo de GRC es ayudar a las organizaciones a cumplir con sus responsabilidades legales y éticas, mientras al mismo tiempo gestionan eficazmente los riesgos asociados a sus operaciones y mejoran su rendimiento general.

El enfoque de GRC involucra la integración de diferentes áreas de la organización, como finanzas, recursos humanos, tecnología de la información y cumplimiento, con el fin de garantizar que la organización esté preparada para enfrentar desafíos y cumplir con sus obligaciones.

Además, GRC también puede incluir la implementación de sistemas de control interno y procesos para mejorar la transparencia y la rendición de cuentas, así como la formación y sensibilización sobre el cumplimiento para todos los empleados y otros stakeholders de la organización.

I

Integridad en compliance se refiere a la adherencia de valores éticos y morales que rigen la conducta de una organización o individuo en el cumplimiento de sus responsabilidades. La integridad es esencial para el éxito de cualquier sistema de compliance, ya que es la base sobre la cual se establecen las normas y los estándares de conducta éticos.

Un sistema de compliance con una cultura de integridad fomenta la honestidad, la transparencia y la responsabilidad en todas las operaciones y decisiones de la organización. Esto puede ayudar a prevenir la corrupción, el fraude y otros delitos, y a mejorar la confianza y la reputación de la empresa ante sus stakeholders. 

La integridad también implica reconocer y abordar los conflictos de intereses, respetar las leyes y regulaciones aplicables, y actuar de manera ética en todas las situaciones, incluso cuando esto resulta incómodo o difícil. 

En resumen, la integridad en compliance se trata de mantener altos estándares éticos en todas las operaciones y decisiones de una organización.

Las investigaciones internas son un proceso sistemático y objetivo llevado a cabo por una organización para determinar si se han violado sus políticas, procedimientos, regulaciones internas o leyes aplicables. Estas investigaciones pueden incluir una amplia gama de temas, como fraude, corrupción, conflictos de intereses, incumplimiento de la ley, problemas de seguridad, conducta ética y otros temas relevantes para la organización.

Las investigaciones internas son una parte importante de la estrategia de compliance de una organización, ya que ayudan a identificar y abordar problemas, fortalecer la cultura ética y mejorar la confianza de los stakeholders en la empresa. Estas investigaciones también pueden ser un requisito legal o regulador y pueden ser llevadas a cabo por la organización o por un tercero contratado para este fin.

Es importante que las investigaciones internas se realicen con objetividad, imparcialidad y confidencialidad, y que se respeten los derechos y las libertades de las personas involucradas en el proceso. Además, los resultados de las investigaciones internas deben ser reportados a la alta dirección y se deben tomar medidas para resolver los problemas identificados y prevenir futuras violaciones.

ISO es la abreviatura de International Organization for Standardization, una organización internacional sin fines de lucro con sede en Ginebra, Suiza. Fue fundada en 1947 y es responsable de establecer y publicar normas técnicas internacionales en una amplia gama de industrias y tecnologías.

Las normas ISO cubren una amplia gama de temas, incluyendo sistemas de gestión, tecnologías de la información, productos y servicios, y se utilizan en todo el mundo para asegurar la calidad, seguridad y eficiencia en los procesos empresariales. Al adoptar y cumplir con estas normas, las empresas pueden demostrar su compromiso con la excelencia y mejorar su capacidad para competir en un mercado global.

ISO y compliance tienen una relación directa en el sentido de que muchas normas ISO están diseñadas para ayudar a las organizaciones a cumplir con regulaciones y requisitos de compliance. Las normas ISO establecen prácticas y procedimientos recomendados que las organizaciones pueden implementar para cumplir con los estándares y regulaciones aplicables en una amplia gama de industrias y áreas.

En general, cumplir con las normas ISO puede ser visto como un indicador positivo de cumplimiento con regulaciones y requisitos de compliance, y puede ayudar a mejorar la reputación y la credibilidad de una organización. Además, las auditorías de ISO pueden ser vistas como una forma de verificar y demostrar el cumplimiento con regulaciones y estándares, y pueden ser requeridas por reguladores y clientes para demostrar el compromiso con la calidad y la excelencia.

La norma ISO 37001 es un estándar internacional de gestión anti-soborno, que proporciona un marco sistemático para ayudar a las organizaciones a prevenir, detectar y tratar la corrupción. La norma establece los requisitos para la implementación de un sistema de gestión anti-soborno eficaz, incluyendo la política anti-soborno, la responsabilidad de la dirección, la formación, la evaluación de riesgos, la due diligence en las relaciones comerciales, la monitorización y revisión del sistema, entre otros. La implementación de la norma ISO 37001 puede ayudar a las organizaciones a cumplir con sus obligaciones legales y éticas en relación a la prevención del soborno y a proteger su reputación. Además, puede ser un factor clave en la evaluación de las prácticas anti-soborno de una organización por parte de terceros, incluyendo clientes, proveedores y reguladores.

ISO 31000 es un estándar internacional que establece un marco para la gestión del riesgo. Este estándar proporciona un enfoque sistemático y coherente para identificar, evaluar y tratar los riesgos en una organización. También ofrece un conjunto de técnicas y herramientas para la gestión del riesgo, con el objetivo de ayudar a las organizaciones a mejorar su capacidad para tomar decisiones y asegurarse de que se cumplan sus objetivos.

J

La junta directiva es el grupo de líderes elegidos o designados de una empresa o organización que supervisa la gestión y toma decisiones importantes en cuanto a la dirección estratégica, la supervisión financiera y la asignación de recursos. En cuanto a compliance, la junta directiva es responsable de establecer y supervisar las políticas y programas de cumplimiento que garanticen el cumplimiento de las leyes y regulaciones relevantes, así como de fomentar una cultura ética en la organización. La junta directiva también es responsable de designar un compliance officer para supervisar el cumplimiento y asegurarse de que los reportes de cumplimiento se presenten periódicamente a la junta.

K

KYC significa “Know Your Customer”, es un proceso de verificación de identidad que se utiliza en la industria financiera para cumplir con las regulaciones anti lavado de dinero y prevenir el financiamiento del terrorismo. Durante este proceso, una institución financiera recopila información detallada sobre un cliente potencial, incluyendo su identidad, antecedentes y transacciones financieras, con el objetivo de evaluar los riesgos asociados a su relación comercial.

KCI (Key Compliance Indicators) son indicadores clave de cumplimiento que miden el desempeño de un programa de cumplimiento y su efectividad en prevenir incumplimientos y detectar riesgos. Estos indicadores son seleccionados para reflejar los aspectos más importantes del programa y se utilizan para medir el progreso y evaluar la eficacia a lo largo del tiempo. KCI incluyen datos sobre la frecuencia y el tipo de incumplimientos, el número de investigaciones llevadas a cabo, la capacitación y concientización del personal, entre otros aspectos. Estos indicadores ayudan a la alta dirección a tomar decisiones informadas y a identificar áreas en las que es necesario mejorar el programa de cumplimiento.

KPI significa Indicadores clave de desempeño (Key Performance Indicators en inglés). Es una medida cuantificable que permite evaluar el desempeño y el progreso hacia los objetivos establecidos de una organización, departamento o proyecto. Estos indicadores pueden ser financieros, operativos o de satisfacción del cliente y deben ser relevantes, objetivos y medibles para la organización. El seguimiento regular de los KPI permite a la organización tomar decisiones informadas y mejorar su desempeño a largo plazo.

KRI (Key Risk Indicator) se refiere a un indicador que mide un riesgo específico en la gestión de riesgos de una organización. Estos indicadores se utilizan para identificar y monitorear los riesgos más críticos y estratégicos para la organización. En relación con el compliance, los KRI pueden utilizarse para monitorear los riesgos asociados con las regulaciones y las leyes aplicables, y para evaluar el cumplimiento de las políticas y procedimientos de compliance de la organización. Los KRI permiten a la alta dirección y al equipo de compliance detectar y abordar rápidamente cualquier desviación o incumplimiento, mejorando así la eficacia y la eficiencia de la gestión de riesgos de compliance.

L

La línea ética o canal de denuncias es un medio de comunicación disponible para los empleados, clientes o terceros para reportar preocupaciones o violaciones de ética o normas de compliance dentro de una organización. Esto se puede realizar a través de medios como llamadas telefónicas anónimas, correos electrónicos, formularios en línea, etc. La línea ética es un componente importante de la cultura de compliance de una organización, ya que permite a los individuos denunciar cualquier actividad ilegal o inapropiada sin temor a represalias.

El lavado de activos es un proceso ilícito que consiste en ocultar o disfrazar la verdadera naturaleza, origen o propiedad de los fondos o activos obtenidos a través de actividades ilegales o delictivas, para hacerlos aparecer como legítimos. Esto se realiza mediante una serie de transacciones financieras y comerciales elaboradas y repetitivas para dificultar su rastreo y esconder su origen ilícito. El lavado de activos es una amenaza importante para la estabilidad financiera y la economía, y por lo tanto, está prohibido por leyes y regulaciones a nivel nacional e internacional.

O

Las obligaciones de compliance son las responsabilidades y expectativas legales, reguladoras y éticas que una organización debe cumplir para garantizar la conformidad con las leyes, regulaciones y estándares aplicables a su industria. Estas obligaciones incluyen la prevención del fraude, la protección de la privacidad y la seguridad de los datos, la transparencia en las transacciones comerciales y la protección contra el lavado de dinero y la corrupción. La satisfacción de estas obligaciones puede ser verificada a través de auditorías y otras formas de supervisión.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) es una organización internacional que tiene como objetivo promover la cooperación económica, política y social. La OCDE se enfoca en áreas como la economía, el medio ambiente, la educación, la ciencia y tecnología, el desarrollo, y la gobernanza. La organización también desarrolla normas internacionales para prevenir la corrupción y mejorar la transparencia y la responsabilidad en los negocios.

P

El estándar PS 980 es un conjunto de normas y directrices para ayudar a las empresas a mitigar los riesgos de corrupción y cumplir con las leyes y regulaciones aplicables en materia de compliance. Este estándar proporciona orientación sobre cómo implementar y gestionar un programa de compliance efectivo, incluyendo la identificación y evaluación de riesgos, la adopción de políticas y procedimientos, la realización de due diligence, la detección y investigación de incidencias, y la rendición de cuentas ante la alta dirección. Además, el estándar PS 980 puede ser utilizado como un marco de referencia para la evaluación y mejora continua de los sistemas de compliance.

Las políticas son declaraciones formales y escritas que establecen las reglas y procedimientos de una organización. Se utilizan para guiar y regulacionar la conducta y las decisiones de los empleados, y también para comunicar las expectativas de la organización a sus stakeholders. Las políticas pueden ser de diversos tipos, como políticas de seguridad, políticas de privacidad, políticas de compliance, entre otras. Son un elemento clave para el cumplimiento de los estándares y normas de la organización, y también ayudan a garantizar la transparencia y la consistencia en las prácticas empresariales.

 

La protección de datos personales en Compliance se refiere a las medidas y procesos que se implementan para garantizar que la información confidencial de los individuos, como nombres, direcciones, números de identificación, información financiera, etc., se maneje de manera segura y cumpla con las regulaciones y leyes aplicables en materia de privacidad y protección de datos personales. Esto incluye el control de acceso a los datos, el almacenamiento y la gestión de los mismos, la transmisión de datos a terceros, entre otros aspectos relacionados.

Un procedimiento es un conjunto de reglas y pasos que deben ser seguidos para realizar una tarea o alcanzar un objetivo específico. En un contexto empresarial, los procedimientos pueden ser documentados y se utilizan para garantizar que los procesos se realicen de manera consistente y eficiente. También pueden ser utilizados como herramienta de control y para cumplir con regulaciones y estándares legales.

R

La reputación corporativa se refiere a la percepción que tienen las personas sobre una empresa o organización, basada en su historial, conducta, valores y relaciones con los stakeholders. La reputación corporativa influye en la imagen de la empresa y su capacidad de atraer y retener clientes, inversores, empleados y otros stakeholders. La gestión de la reputación corporativa es un factor clave para el éxito a largo plazo de una empresa y está estrechamente ligada a la implementación de buenas prácticas de gobernanza, ética y cumplimiento.

La responsabilidad penal de las empresas se refiere a la posibilidad de que una empresa sea considerada culpable y castigada por un delito cometido por sus empleados, directivos o por la misma entidad, en el marco de sus actividades comerciales. En muchos países existen leyes que establecen la responsabilidad penal de las empresas y permiten la imposición de sanciones como multas, restricciones de actividad o incluso la disolución de la empresa. La implementación de programas de compliance puede ayudar a prevenir la comisión de delitos y minimizar la responsabilidad penal de las empresas.

La responsabilidad penal de las personas jurídicas en relación con el compliance se refiere a la capacidad de una empresa o organización de ser considerada responsable por acciones delictivas o infracciones cometidas por sus empleados o directivos en el desempeño de sus actividades. Este concepto reconoce que, aunque la responsabilidad penal en última instancia recae en las personas naturales que perpetraron el delito, las empresas y organizaciones pueden ser penalizadas y sancionadas por no haber tomado medidas adecuadas para prevenir o detectar dichas infracciones. Por lo tanto, el compliance es importante para asegurar que las empresas cumplan con sus obligaciones legales y eviten la responsabilidad penal.

Riesgo es una medida de la probabilidad y la magnitud de un posible daño, pérdida o consecuencia negativa. En un contexto empresarial o financiero, el riesgo se refiere a la incertidumbre o inestabilidad potencial que puede afectar la realización de objetivos o metas. Puede referirse a riesgos financieros, de mercado, de crédito, de cumplimiento, entre otros. La gestión del riesgo es un aspecto importante de la toma de decisiones y puede ayudar a minimizar las consecuencias negativas y maximizar las oportunidades.

El riesgo inherente es la probabilidad de que un evento adverso ocurra y tenga un impacto en un objetivo o en un proceso, antes de que se implementen controles o medidas de mitigación. Es una evaluación subjetiva y basada en la experiencia y el conocimiento de la organización sobre los factores internos y externos que pueden afectar la realización de sus objetivos. Es una medida inicial del nivel de riesgo y se utiliza para identificar y priorizar las áreas que requieren una mayor atención. 

El riesgo inerente en compliance se refiere al riesgo potencial de incumplimiento de regulaciones, leyes y códigos éticos, que existe antes de cualquier acción de mitigación. Es el riesgo básico y fundamental asociado a una actividad o proceso específico y es independiente de cualquier medida de control o mitigación implementada. En el contexto de la compliance, el riesgo inerente es evaluado y considerado en el desarrollo y la implementación de programas de cumplimiento y estrategias de gestión de riesgos.

El riesgo residual es el riesgo que queda después de haber implementado medidas de mitigación para reducirlo. Este término se usa comúnmente en el contexto de la gestión de riesgos, en la que el objetivo es minimizar la exposición a riesgos indeseables a través de una combinación de mitigación, transferencia y aceptación. El riesgo residual es una medida de la cantidad de riesgo que aún persiste después de haber implementado medidas y controles para reducirlo.

Los riesgos de compliance se refieren a las posibilidades de incumplimiento de las leyes, regulaciones, estándares y códigos éticos aplicables a una organización. Estos riesgos pueden incluir sanciones, multas, pérdida de reputación, litigios y otros costos financieros y legales asociados con el incumplimiento de las obligaciones de compliance. También pueden incluir riesgos reputacionales y de relaciones públicas, así como riesgos internos, como la pérdida de confianza en la gestión y la erosión de la cultura ética de la organización. Por lo tanto, es importante implementar y mantener programas de cumplimiento efectivos para minimizar estos riesgos.

Los riesgos legales son aquellos asociados a la posibilidad de incurrir en sanciones o multas, o ser objeto de demandas o acciones legales, debido a la infracción de leyes, regulaciones o normativas aplicables a la actividad de una empresa o organización. La gestión efectiva de estos riesgos legales es esencial para garantizar el cumplimiento de las obligaciones legales y la protección de los intereses de la empresa y sus partes interesadas. En compliance, la identificación y mitigación de los riesgos legales es un aspecto fundamental de la gestión de riesgos y de la preservación de la integridad y la reputación de la empresa.

Los riesgos operativos son aquellos relacionados con la ejecución diaria de las actividades de una organización, incluyendo errores humanos, fallas de los sistemas y equipos, y otros factores que pueden afectar la eficiencia y efectividad de la organización. Estos riesgos pueden tener un impacto significativo en la reputación, la rentabilidad y la continuidad de la organización. La identificación, evaluación y mitigación de los riesgos operativos es una parte importante de la gestión de riesgos y puede ayudar a garantizar la sostenibilidad a largo plazo de la organización.

Los riesgos estratégicos son aquellos que pueden afectar la capacidad de una organización para alcanzar sus objetivos a largo plazo. Estos riesgos pueden surgir de cambios en el entorno empresarial, la tecnología, la regulación, la competencia, la economía, entre otros factores, y pueden tener un impacto significativo en la reputación, la rentabilidad y la sostenibilidad de la empresa. En el contexto de compliance, los riesgos estratégicos pueden incluir la falta de integridad, la mala gestión de los riesgos, la falta de transparencia, la corrupción, entre otros aspectos que pueden poner en riesgo la reputación y la integridad de la empresa.

El “Risk Assessment” en Compliance es el proceso de identificación, evaluación y priorización de los riesgos asociados con la implementación de programas y políticas de cumplimiento. Este proceso permite a las empresas identificar y mitigar los riesgos de incumplimiento y cumplir con las regulaciones y normas aplicables. El “Risk Assessment” también es útil para determinar la necesidad de cambios en las políticas y programas de cumplimiento y para evaluar la efectividad de los esfuerzos de cumplimiento en el tiempo.

Compliance se refiere a cumplir con regulaciones, leyes y estándares establecidos en un determinado sector o industria. En un sentido amplio, la compliance significa cumplir con las normas y requisitos aplicables a una organización o individuo en relación a su conducta y operaciones. Esto incluye áreas como cumplimiento normativo, cumplimiento de la ley, cumplimiento ético y cumplimiento de los estándares de la industria.

S

Stakeholders son aquellos grupos o individuos que tienen un interés o una influencia en la gestión y toma de decisiones de una empresa o organización. Estos pueden incluir accionistas, empleados, proveedores, clientes, comunidades locales, reguladores gubernamentales y otros grupos con un interés legítimo en el éxito y la sostenibilidad de la empresa. En el contexto de la responsabilidad social corporativa, las empresas a menudo consideran a los stakeholders como un factor importante en su planificación estratégica y toma de decisiones.

Shareholders son aquellas personas o entidades que poseen acciones en una empresa. Estos accionistas tienen derecho a recibir una parte de los beneficuentos y ganancias de la empresa y también pueden tener derechos de voto en asuntos importantes, como la elección de la junta directiva o la aprobación de ciertos cambios en la estructura de la empresa. Los accionistas suelen ser vistos como uno de los grupos de interés principales de una empresa, y su satisfacción y confianza en la empresa es importante para el éxito a largo plazo de la misma.

La SEC (Comisión de Valores y Bolsa de los Estados Unidos) es una agencia gubernamental independiente responsable de regular el mercado de valores y proteger a los inversores en los Estados Unidos. La SEC requiere que las empresas cotizadas en bolsa cumplan con una serie de normas y regulaciones para garantizar la transparencia financiera y la integridad de los mercados. En este contexto, la compliance con estas regulaciones se refiere a la capacidad de una empresa para cumplir con los estándares y normas establecidos por la SEC, garantizando así su cumplimiento con la ley y la protección de los intereses de los inversores.

SOX es la abreviatura de Sarbanes-Oxley Act, que es una ley federal de los Estados Unidos aprobada en 2002 para mejorar la transparencia y responsabilidad de la información financiera de las empresas públicas. En términos de compliance, SOX establece requisitos específicos para la contabilidad y control interno de las empresas, incluyendo la auditoría y la rendición de cuentas a los accionistas. También establece sanciones severas para aquellos que cometan fraudes financieros. La implementación de medidas de cumplimiento con SOX es esencial para mantener la integridad y la confianza en los mercados financieros y para proteger a los accionistas e inversionistas.

SAPIN II es una ley francesa que regula la lucha contra la corrupción y la transparencia en Francia. La ley establece un sistema de prevención y lucha contra la corrupción que incluye la implementación de medidas de cumplimiento por parte de las empresas. La relación de SAPIN II con la Compliance es que el cumplimiento es una parte integral de las medidas anticonflicto y antinegocio ilegal establecidas por la ley. Las empresas deben demostrar su compromiso con la integridad y la transparencia y cumplir con los estándares éticos y legales requeridos para evitar sanciones y proteger su reputación.

T

El “tono en la cima” es una expresión que se refiere a la actitud y el comportamiento de los líderes y altos ejecutivos de una organización en relación con la ética y la cumplimiento de leyes y regulaciones. En cuanto a compliance, el tono en la cima juega un papel clave en establecer la cultura de cumplimiento y asegurar que todas las prácticas de la organización sean éticas y cumplen con las regulaciones aplicables. Cuando los líderes establecen un tono ético y comprometido con el cumplimiento, se transmite a todos los empleados y se convierte en un valor clave de la cultura organizacional.

El “tone from the top” es un término utilizado en el ámbito de la gestión de riesgos y la conformidad (compliance) para referirse a la actitud, actitudes y valores que transmiten los líderes de la empresa a todos los niveles de la organización. Este tono, que se establece desde la cima, influye en la cultura y los comportamientos de los empleados y puede tener un impacto significativo en la manera en que se aborda la gestión de riesgos y la conformidad en la empresa. Por lo tanto, es importante que los líderes establezcan un tono ético y proactivo en materia de cumplimiento, para fomentar una cultura de cumplimiento en toda la organización.

“Tone at the Middle” se refiere a la actitud y la cultura de cumplimiento que se promueve y fomenta en la dirección intermedia de una organización. Es decir, se trata de establecer una cultura de cumplimiento en la gerencia y supervisores, no solo en la dirección superior. Esto es importante porque son ellos los que tienen un impacto directo en la toma de decisiones y en la implementación de políticas y procedimientos de cumplimiento. Un “Tone at the Middle” fuerte y positivo puede ayudar a garantizar que se cumplan las leyes y regulaciones aplicables, así como a proteger la reputación y la integridad de la organización.

U

La UE, o Unión Europea, es una organización supranacional. Tiene un impacto significativo en la regulación de la industria y los negocios, incluyendo la regulación de la compliance. La UE ha establecido leyes y regulaciones para proteger los derechos de los consumidores, prevenir la corrupción y el fraude, y garantizar una competencia justa en el mercado. Además, la UE ha creado una serie de directivas y regulaciones para asegurar la protección de datos personales y la privacidad. La implementación y cumplimiento de estas regulaciones es un aspecto importante de la compliance para las empresas que operan en la UE.

La USSC (U.S. Sentencing Commission) es una agencia independiente del gobierno federal de los Estados Unidos responsable de formular y promulgar regulaciones para la aplicación de las penas en los tribunales federales. La USSC trabaja para asegurar la consistencia en la aplicación de la ley y la justicia penal a nivel federal, y es responsable de desarrollar las Guías de Sentencia de los Estados Unidos, que establecen las pautas para la imposición de penas en los casos federales. En relación a Compliance, la USSC puede establecer pautas y regulaciones que afecten la forma en que las empresas y organizaciones deben cumplir con las leyes y regulaciones federales aplicables en materia de cumplimiento y cumplimiento de la ley.

USSG significa United States Sentencing Guidelines (Directrices de Sentencia de los Estados Unidos), son directrices federales en los Estados Unidos que establecen la pena mínima y máxima para ciertos delitos federales y establecen un marco para la imposición de sanciones en casos de delitos corporativos. Estos directrices son utilizadas por jueces federales para determinar la pena aplicable a una empresa o individuo condenado en un caso federal de compliance o de cumplimiento.

W

Whistleblowing es un término que se refiere a la acción de reportar una mala práctica, fraude, corrupción u otra actividad ilegal o inapropiada realizada por una empresa o individuo. Este reporte puede ser realizado por un empleado, un contratista o un tercero, y puede dirigirse a la empresa, a la agencia reguladora o a los medios de comunicación. El objetivo del whistleblowing es proteger los intereses públicos y promover la transparencia y la responsabilidad en las empresas y en la sociedad en general.

Conversar con un asesor
1
💬 ¡Estamos aquí para ayudarte!
Escanea el código
Powered By: Compliance360
¡Te damos la bienvenida a Compliance360 Executive Education! 👨‍🎓👩‍🎓

¿En qué podemos asistirte hoy?